La Ucrania de Yanukovich tras la Revolución Naranja: ¿Mero paréntesis o vuelta a la normalidad?


GT 6.9 Inestabilidad política en los regímenes autoritarios y semiautoritarios euroasiáticos 20 años después de la desintegración de la URSS y Yugoslavia

Autor/a
Eric Pardo Sauvageot (Universidad de Deusto)

Tras las elecciones presidenciales del 2010 en Ucrania y con la victoria de Viktor Yanukovich, líder del Partido de las Regiones, se ponía punto final a la experiencia política de la “Revolución Naranja”. La elección de Viktor Yushchenko en el 2004 y su promesa de democracia parecían augurar el fin del régimen semi-autoritario de Kuchma. Sin embargo, tras cinco años de inestabilidad y caos económico, de tensiones intra-regionales y de tensiones diplomáticas con Rusia, el legado parece endeble. El que Yanukovich, el sucesor de Yushchenko, fuese su rival en las elecciones del 2004, delfín de Kuchma, y por tanto símbolo inequívoco del régimen anterior, nos obliga a preguntarnos sobre la solidez de la apuesta democrática. Tras considerar las diversas teorías sobre el fenómeno de la “Revolución Naranja” (y revoluciones similares en el espacio post-soviético) y tras describir brevemente el período de la Presidencia de Yushchenko, consideramos los pasos dados por la actual Presidencia de Yanukovich. Las reformas o contra-reformas que está llevando a cabo, y el grado de aceptación o rechazo con que son recibidas, nos darán pistas sobre la vitalidad o debilidad de las fuerzas democráticas en Ucrania y nos permitirán valorar la madurez democrática de la sociedad ucraniana. Podremos concluir que diversos factores estructurales del sistema político ucraniano (división regional, corrupción endémica, debilidad de la sociedad civil), suponen un serio freno a cualquier intento de democratización.