Las prestaciones minimas en Francia


GT 5.2 Políticas públicas y procesos de precarización social

Autor/a
Eguzki Urteaga (Universidad del País Vasco / Euskal Herriko Unibertsitatea)
Esta ponencia analiza las prestaciones sociales mínimas en Francia. La creación de la renta mínima de inserción (RMI) constituye la culminación de un proceso histórico pero rompe con las lógicas categoriales que lo han precedido. Más allá, el balance de las prestaciones sociales mínimas está afectado por su complejidad y por el fracaso relativo de las políticas de inserción que acompañan la RMI. La renta de solidaridad activa (RSA) responde a la cuestión de las trapas de inactividad pero no pone fin a los debates sobre la arquitectura de las prestaciones mínimas y el rol de la redistribución en la lucha contra la pobreza. Dicho de otra forma, el sistema francés de prestaciones sociales mínimas ha entrado en una fase de profunda restructuración. Veinte años después de la creación de la RMI, la renta de solidaridad activa (RSA)ha sido puesta en marcha con tres ambiciones principales: incitación al trabajo, simplificación de los dispositivos y lucha contra la pobreza. El futuro nos dirá si la nueva prestación cumple estos objetivos, pero ya puede observarse que la puesta en coherencia de las prestaciones mínimas solo ha sido iniciada. Por lo tanto, es fundamental proseguir ese movimiento aclarando los objetivos, unificando las reglas y armonizando las cuantías de las diferentes prestaciones. Las dificultades son reales, porque cualquier cambio con una financiación constante corre el riesgo de perjudicar a ciertas personas en el seno de colectivos ya vulnerables. No obstante, estas evoluciones son fundamentales para dar su plena efectividad a una política pública a menudo cuestionada pero cuyo principio último es de no abandonar a las personas.