¿Ser negativo? Cuando la campaña negativa se gira en tu contra


GT 4.6 Avances en el estudio del comportamiento electoral en España

Autor/a
Antoni Rodon Casarramona (Desconocida)
Coautor/es
Javier Astudillo Ruiz

El impacto electoral de las campañas llamadas ‘negativas’ es aún un interrogante. Mientras parte de la literatura considera que desmoviliza a los potenciales votantes del partido opositor al partido que las lleva a cabo, otras investigaciones concluyen que desmoviliza a los ciudadanos con una ideología moderada, es decir electores que podrían haber dado su voto al partido que la inició. A partir del análisis de las elecciones generales de 2008 y de la estrategia diseñada por el Partido Popular, este artículo muestra que el impacto de les campañas de ‘alto voltaje’ alteró los patrones de voto, movilizando a partidarios y detractores a la vez, así como desmovilizando al centro, un electorado clave para ganar las elecciones en España. Concluimos que ciertas campañas tienen efectos contraproducentes ya que, aunque movilizan a los partidarios, provocan efectos colaterales perjudiciales para la suerte electoral del partido que las promueve. La estrategia de la crispación, así, no sólo tiene efectos negativos sobre la convivencia política, o la calidad de la democracia, sino también para el propio partido que las impulsa.