Los orígenes del reformismo en España. Melquiades Álvarez y la tercera vía como fórmula de superación de conflictos, 1912-1936.


GT 1.6 Pensamiento político en España: Del regeneracionismo a la modernidad globalizada.

Autor/a
Javier Redondo Rodelas (Universidad Carlos III de Madrid)

El reformismo no es una ideología en sentido clásico. En sus orígenes, es una tendencia vinculada primero a la Ilustración y luego a la revolución y/o innovación resultante. Muy pronto, los excesos de la Revolución Francesa provocarían los primeros roces entre liberales revolucionarios-radicales y reformistas. A partir de entonces, el reformismo se vincula al progreso ordenado, o mejor, por utilizar palabras propias de los contextos en los que se desenvuelve, al posibilismo. El reformismo se sitúa a lo largo de todo el siglo XIX más próximo al progresismo que al conservadurismo y moderantismo. En 1912,  Melquiades Álvarez fundó el Partido Reformista, incluido inicialmente en la conjunción republicano-socialista. En agosto de 1936, al comienzo de la Guerra Civil, Álvarez fue asesinado en la cárcel modelo de Madrid por una insurrección anarquista acusado de connivencia con los golpistas. Esos 25 años que transcurren entre la gestación del Partido Reformista -contrario a la política militar en Marruecos- y la completa desaparición de lo que se ha dado en llamar la tercera España describen bien el auge y declive del reformismo, que no resurgió hasta las postrimerías del franquismo. Como partido, su antecedente inmediato es el Partido Republicano Progresista. Propuso una tercera vía en todos los conflictos acuciantes de principios del siglo XX español: capital-trabajo; centro-periferia, rural-urbano, Iglesia-Estado y monarquía-república. En esta ponencia tratamos de identificar, definir y conceptualizar el reformismo a partir de la su posición respecto de estos conflictos; así como desempolvar la memoria del fundador del Partido Reformista, cuya trayectoria desvela las contradicciones de la España del primer tercio del siglo XX.