Maridaje entre periodismo y política. El caso del diario Las Provincias y UCD durante la Transición en Valencia (1979-1982).


GT 4.10 La mediatización de la política

Autor/a
Luis Amador Iranzo Montés (Universidad Jaume I)

La transición a la democracia en la ciudad de Valencia estuvo marcada por un conflicto identitario y simbólico que tuvo como principales actores al entonces diario de referencia de la capital —Las Provincias— y al partido político de la Unión de Centro Democrático (UCD). La sintonía en los discursos elaborados por ambos actores estuvo propiciada por la estrecha relación que mantuvo la subdirectora —y directora de hecho— del diario, María Consuelo Reyna, con los principales dirigentes de la UCD en Valencia a partir de 1979: el catedrático Manuel Broseta y Fernando Abril Martorell, vicepresidente del Gobierno de España hasta septiembre de 1980. El conflicto identitario y simbólico fue alentado por Las Provincias y la UCD con el objetivo de desgastar a la izquierda, entonces hegemónica en el País Valenciano. Para ello, tanto el diario como el partido situaron como eje de su discurso la defensa de una concepción concreta de la identidad valenciana definida por unos símbolos —bandera, denominación del territorio y lengua— que buscaban marcar distancias con Cataluña. Las huellas de este discurso se pueden encontrar tanto en las páginas del diario como en los documentos del partido y en las declaraciones de sus principales dirigentes. Esta estrategia, que entorpeció el desarrollo del proceso autonómico en el País Valenciano, tuvo, paradójicamente, consecuencias dispares para Las Provincias y UCD: mientras el diario asentó entonces su hegemonía en la prensa valenciana para los siguientes años, UCD se hundió en la provincia de Valencia en las elecciones generales de 1982 y ni siquiera su número uno, Abril Martorell, pudo conservar el escaño.