Rafael Altamira, ideólogo del hispanoamericanismo


GT 1.6 Pensamiento político en España: Del regeneracionismo a la modernidad globalizada.

Autor/a
José Ferrándiz Lozano (Escuela universitaria de Relaciones Laborales de Elda - Universidad de Alicante)

 

Rafael Altamira (Alicante 1866-México 1951) fue en la Restauración el más decidido y tenaz impulsor de una idea de pensamiento político: el hispanoamericanismo, tras consumarse en 1898 los procesos de independencia de las repúblicas americanas. Su obsesión por desmentir la leyenda negra del pasado colonial y de reivindicar con rigor histórico la aportación civilizadora española, aun reconociendo abiertamente errores del pasado, le llevó a insistir en un ideario surgido en él a fines del siglo XIX y acentuado en el siglo XX, llevado a la acción con un importante viaje en 1909-1910 al continente americano donde estableció, como representante del proyecto americanista de la Universidad de Oviedo, puentes de colaboración con universidades argentinas, chilenas, uruguayas, peruanas, mejicanas y cubanas, y con la publicación de varios libros y conferencias con el deseo de que sus teorías fuesen incorporadas a la política exterior española y a los nacionalismos de los países americanos de habla española; de ahí su ponderación del idioma común como componente esencial. Y todo ello con la aspiración de frenar las influencias europeas en Suramérica y el predominio internacional anglosajón, atento especialmente a la expansión que auguraba el monroísmo y el panamericanismo liderado por Estados Unidos. En su empeño halló socios y detractores. Curiosamente, en la primera década del siglo XXI se ha incrementado y mejorado la bibliografía sobre el americanismo de Altamira –parte de ella trasladada ya a la red–, pero el hecho de que predominen los estudios históricos reclama completarlos con los análisis de teoría política.