La interpelación étnica en el discurso oficialista en Bolivia. Articulación, negociación y tensiones


GT 2.6 Crisis de las consolidaciones democráticas. Legitimidad y contestación de los pactos transicionales.

Autor/a
Manuel Canelas Jaime (IUIOG)
Coautor/es
Iñigo Errejón Galván

Si hay un elemento que caracteriza las transformaciones en curso en Bolivia es la emergencia de lo indígena en cuanto sujeto político central. La amplia base social y electoral del partido de gobierno, el Movimiento Al Socialismo (MAS), descansa en gran medida en su capacidad de interpelación a las identidades políticas indígenas.

Los estudios sobre la relación entre los pueblos indígenas y los diferentes estados nacionales se han ocupado generalmente de los distintos grados de influencia o autonomía que las comunidades u organizaciones indígenas han logrado en la estructura política institucional. En el caso boliviano, sin embargo, y en esto radicaría la novedad respecto al periodo anterior (la denominada “democracia pactada”), lo indígena se construye como mayoría política, por lo que el estudio de su relación con el estado gira en torno al concepto de hegemonía.

El análisis de discurso es la herramienta que, aplicada a las entrevistas realizadas a dirigentes del MAS y de otras organizaciones, sirve para explorar el grado de absorción de la identidad indígena al interior de una identidad oficialista y nacionalista más amplia, las tensiones resultantes de este proceso y las posibles líneas de evolución de esta articulación discursiva. La hipótesis es que lo indígena ha sido resignificado para convertirse en el símbolo de todos los pobres y excluidos a los que el nuevo gobierno dirige prioritariamente su mensaje. Si esto fuese así, la dimensión étnica sería clave en Bolivia no como “actualización” de una esencia inalterada después de siglos de colonización, sino como “nombre” de una identidad popular hegemónica en expansión que sostiene al actual gobierno