¿Un país sin política exterior? El peso de la política doméstica en Israel


GT 6.4 La formulación de las políticas exteriores y de seguridad: un enfoque transversal en distintos contextos regionales

Autor/a
Fernando Navarro Muñoz (Universitat Autònoma de Barcelona)

La conocida sentencia de Kissinger acerca de que Israel es un país que no tiene política exterior, sino únicamente un sistema político doméstico, es un lugar común en los estudios sobre seguridad en Oriente Medio. Y es que, en efecto, el devenir del conflicto árabe-israelí ha venido marcado a menudo por las vicisitudes políticas internas del Estado judío.

En los estudios de seguridad, para autores como Barry Buzan y Ole Waever, la seguridad es speech act, el mero hecho de hablar de seguridad tiene consecuencias políticas inmediatas. Hablan así de securitización, el movimiento que desplaza estas cuestiones hacia un tipo especial de política por encima de los límites políticos convencionales.

En este sentido, la seguridad no nace de una rivalidad entre naciones sino entre nociones; no surge de evaluaciones objetivas, sino de luchas de poder y conflictos de intereses entre grupos sociales en el contexto doméstico. Estos autores, además, proponen una ampliación del concepto de seguridad, más allá de la visión clásica centrada en el Estado y entendida en términos de soberanía; plantean, por ejemplo, la seguridad societal, que se centra en las amenazas a la identidad de las comunidades.

Añadimos un enfoque de sociología del Poder: en todo sistema jerárquico existe una competición circular entre sus élites cuyo objetivo principal es la acumulación de Poder.

En este sentido, el lenguaje de seguridad es un recurso fundamental en la competición política israelí, apoyándose en la cultura judía y en los fantasmas de su pasado para securitizar la identidad nacional