El antagonismo entre la democracia moderna y ciudadanía: reflexionando sobre la teoría de la democracia


GT 1.8 El gobierno de nuestras vidas en el siglo XXI

Autor/a
Es necesario que unos de los autores/coautores realice la inscripción.
Programa:
Sesión 1
Día: jueves,19 de septiembre de 2013
Hora: 11:45 a 14:15
Lugar: E10SEM03

Desde finales del siglo XX la palabra Ciudadanía entró en boga en un proceso de banalización. Se han asignado muchos significados: desde un conjunto de derechos (civiles, políticos y sociales) y deberes a la caridad pública. La definición más apropriada para el significado de la ciudadanía a finales de ese siglo y que alcanzó hasta la actualidad, es la de inclusión social. Teóricos de la Democracia, teóricos de la Ciudadanía y el sentido común confunden Ciudadanía con Democracia. Es común confundir principios democráticos con los principios de la ciudadanía. La confusión entre los dos términos es tan grande que la importante obra de Tocqueville, Democracia en América, podría llamarse, sin perjuicio de su contenido, Ciudadanía en América. A menudo los dos términos se utilizan para explicar lo mismo. Para explicar la génesis de esta confusión, tenemos dos tesis: la primera es la inversión teórica, es decir, la llamada Teoría Clásica de la Democracia es la base teórica para la construcción de una Teoría de la Ciudadanía. Esta confusión teórica fue iniciada por Schumpeter cuando dio vida a una teoría clásica de la democracia. Según Carole Pateman, la teoría clásica de la democracia es un mito. Sin embargo, para explicar la génesis de esta inversión teórica es necesario, en primer lugar, diferenciar Ciudadanía y Democracia. En segundo lugar, que consiste en la segunda tesis, sostenemos que hay un antagonismo entre la Ciudadanía y la Democracia. Para confirmar esta tesis, proponemos una reflexión de la relación entre la democracia y la ciudadanía a la luz de la teoría marxista.

Palabras clave: Ciudadanía, democracia, antagonismo