La caída de la Yamahiriyya: un fracaso de las estrategias de supervivencia neopatrimoniales


GT 6.1 ¿Estructura o coyuntura? Quiebra de regímenes en el Mundo Árabe

Autor/a
Es necesario que unos de los autores/coautores realice la inscripción.
Programa:
Sesión 1
Día: viernes,20 de septiembre de 2013
Hora: 09:00 a 11:30
Lugar: E7SEM1

Las transformaciones experimentadas por el régimen libio desde finales de la década de 1990 y la quiebra inesperada de este sistema en 2011 suponen un desafío para las capacidades explicativas tanto de las teorías transitológicas como de las corrientes justificadoras del fortalecimiento del autoritarismo en la década de 2000. La presente comunicación pretende plantear un nuevo marco sintético para la interpretación de la caída del régimen libio en 2011.

Desde mediados de los años 1990, el régimen libio siguió una doble deriva. Por un lado, se reforzaron los rasgos sultanísticos del régimen: retribalización, dinastización y patrimonialización. Al mismo tiempo se evidenciaba una creciente competición interna entre sus élites, sobre todo en términos de política económica, por el surgimiento de una “facción reformista” cuyo programa se ajustaba a las reivindicaciones de las élites trasnacionales ligadas a la globalización.

La retribalización, la revisión de la política económica y el viraje en política exterior constituyen claramente una estrategia de supervivencia del Coronel Gadafi frente a la crisis que amenazaba su régimen a finales de la década de 1990. Pero el surgimiento de la facción “reformista”, más que un elemento propio de esta estrategia, supuso una consecuencia imprevista de ella: el proceso de concentración de poder y capital generado por la combinación de las reformas económicas con la retribalización de la sociedad, así como las nuevas oportunidades de enriquecimiento que generaron las relaciones comerciales con África y más tarde con Europa, acabaron creando una burguesía de nuevo cuño que expresaría sus reivindicaciones en el programa reformista.
    
El proyecto de una “Segunda Yamahiriyya” fue el intento de los círculos más privilegiados del régimen, con Saif al-Islam como su rostro más visible, de compatibilizar el mantenimiento de su posición de poder en el centro del sistema con las exigencias de los reformistas. Este proyecto comenzó a dar signos de agotamiento a finales de la década de 2000, haciéndose patentes una serie de límites estructurales que en combinación con los factores coyunturales ligados a la “Primavera Árabe” acabaron provocando la quiebra del sistema y la guerra civil en 2011.

Palabras clave: Libia, Sistema político, Élites, Primavera Árabe