“El reto de la integración de la cooperación europea: una reflexión desde la crisis”


GT 5.9 La política de cooperación al desarrollo en época de cambios: retos e incertidumbres.

Autor/a
Erika Jaraiz Gulias (Universidade de Santiago de Compostela)
Coautor/es
Xose Luis Barreiro Rivas (Universidade de Santiago de Compostela)
Programa:
Sesión 1
Día: miércoles,18 de septiembre de 2013
Hora: 15:00 a 17:30
Lugar: E13A01

Los recortes efectuados en los programas de cooperación en los países europeos, realizados al socaire de la crisis y de la instrumentación plural de sus circunstancias, no sólo han afectado a los países que sufrieron un mayor impacto de los ajustes para la consolidación fiscal, sino que también han afectado, en mayor o menor medida, a los que disfrutaron de una mayor estabilidad de sus finanzas entre 2008 y 2013.

Este hecho pone de manifiesto que las ayudas a la cooperación no gozan de la condición de gasto estructural, y que, lejos de resistir a las oleadas de ajuste que hemos experimentado, constituyeron un fondo de ahorro de muy fácil gestión del que todos los países hicieron uso y doctrina.

Pero el verdadero problema de la cooperación europea no se pone de manifiesto en los recortes, que, como bien se puede suponer, son reversibles y pueden ser enmendados cuando el crecimiento de la economía lo aconseje. La mayor causa de preocupación está en la comprobación de que la cooperación no se considera estructural porque en sus objetivos y materialización no está enfocada hacia un cambio –también estructural- de las relaciones con terceros países, mediante programas de desarrollo que hagan efectivas esas ayudas y orienten de forma adecuada el desarrollo, tanto en los aspectos económicos y sociales como políticos.

Si la cooperación se estuviese enfocando de forma adecuada, y fuese esencial para la apertura de ámbitos de relación cada vez más igualitaria entre los primeros y terceros países, su consideración sería la de un gasto estructural que debería mantenerse, e incluso incrementarse en tiempos de crisis.

Más aún: sí la UE tuviese un verdadero programa de cooperación, la crisis hubiese sido el momento de unificar las ayudas estatales en un verdadero programa de cooperación europea, del que, sin acudir a constantes incrementos de fondos, podrían salir programas de cooperación perfectamente coordinados y capaces de modificar sustancialmente los índices de acierto y eficiencia alcanzados gasta ahora. Y pocas dudas pueden caber de que este momento especial de crisis y ajuste hubiese sido el tiempo adecuado para una estrategia de reforma sustancial de la doctrina de la cooperación europea.

El propósito de la ponencia es analizar el gasto y los programas de cooperación en los presupuestos de los últimos años en las principales economías de la UE, para medir su evolución en la crisis, constatar la condición no estructural de los programas y establecer una hipótesis de política común de cooperación.

El objetivo final de este estudio es el de iniciar un proceso de reivindicación de una política de cooperación común, a la que creemos estar obligados no sólo por la eficiencia esperada en los programas de gestión, sino por los efectos que esta comunidad de políticas debería tener en la correcta formulación de los nuevos programas de cooperación.

Palabras clave: Política común de cooperación, Gasto estructural, Orientación integral -económica, social y política- de la cooperación, Eficiencia, . Sostenibilidad, relaciones en plano de igualdad.