Las comunidades árabes cristianas en el cambiante escenario de Oriente Medio


GT 6.2 Reconfiguración de los regímenes políticos y del escenario regional en el Norte de África y Oriente Próximo: la Post-Primavera Árabe

Autor/a
Oscar Garrido Guijarro (Universidad Complutense de Madrid)
Programa:
Sesión 1
Día: martes,14 de julio de 2015
Hora: 09:00 a 11:00
Lugar: Aula 17

Los miembros de las comunidades árabes cristianas en Oriente Medio son ciudadanos de segunda clase en su tierra –en términos de libertades, de igualdad y de derechos sociales y políticos- y han sido y son objeto de ataques, discriminaciones y persecuciones, aunque con diversa intensidad dependiendo de la época histórica y del país. Han sido considerados ciudadanos de segunda clase de manera clara y como tal “legislada” a lo largo de la historia del islam, y lo siguen siendo ahora en nuestra época contemporánea. Hay que singularizar sin embargo la situación que viven los cristianos en Líbano, donde no son una minoría -o dicho de otra manera, en Líbano no hay mayorías- y disfrutan de un estatus de igualdad respecto a sus conciudadanos musulmanes.

El presente y el futuro de las comunidades árabes cristianas en Oriente Medio dependen de un complejo número de factores. Los recientes acontecimientos que han causado o están causando cambios en el devenir político y social de Iraq, Siria y Egipto afectan sin duda a los árabes cristianos que viven en estos países. Dos son los factores a tener en cuenta: el desarrollo político y cultural árabe se ha mostrado insuficiente para asimilar, sin más, los principios clásicos de secularización y democracia incluso aunque estos tres países adoptaron políticas teóricas de integración nacional sobre una base laica; por otro lado, el auge del islamismo político – tanto en su manifestación moderada como en su versión fundamentalista- se ha extendido y por un espacio de tiempo ganó la batalla política en Egipto, de la mano de los Hermanos Musulmanes, y aparentemente la está ganando en Siria y en Iraq, de la mano del grupo yihadista Estado Islámico, que ha conseguido instaurar un califato en el que se expulsa o se mata a los cristianos. La propuesta del islamismo político de volver a una estructura política basada en la sharia está conduciendo a las comunidades árabes cristianas a una marcha atrás en términos de libertades y derechos, y lo que es más grave, el derecho más básico, el derecho a la vida, se ve amenazado para muchos cristianos.

En los últimos años las dictaduras laicas de Egipto y de Iraq han sido derrocadas –aunque en el país del Nilo parece restaurada-, y la de Siria está tocada de muerte. La primavera árabe que transformaría democráticamente Oriente Próximo ha resultado ser un periodo de violentas incertidumbres. Los optimistas defensores de la promoción de la democracia no previeron que la caída de los dictadores podría generar una fragmentación violenta de la región. Ante la nueva situación, pues, no es extraño que tanto en Egipto como en Iraq como en Siria entre muchos árabes cristianos surja la nostalgia por dictaduras pasadas.

Por otro lado, no podemos dejar de destacar que la emigración continúa siendo el principal problema interno de las comunidades árabes cristianas y este se ha agudizado especialmente en los últimos años. La caída del número de cristianos no sólo supone un recorte cuantitativo en las estadísticas sino que también conllevará un recorte cualitativo en cuanto que estas comunidades perderán influencia social, cultural, económica y política. Los árabes cristianos se enfrentan al reto de encontrar el camino para emprender estrategias no sólo de naturaleza política, sino también de naturaleza económica, social, educativa o sanitaria de manera que sus miembros, que sufren guerras, revoluciones y persecuciones, persistan en su empeño de continuar habitando sus ciudades de origen y no sucumban ante el atractivo tanto cultural como de Estado de bienestar que puede ofrecerles Occidente.

La conquista de Mosul por parte del grupo yihadista Estado Islámico en junio de 2014 y las consiguientes expulsiones o asesinatos de los cristianos iraquíes que habitaban en esta ciudad –también de otros grupos minoritarios-, han visualizado ante los ojos de la opinión pública mundial las violentas persecuciones que sufren actualmente los cristianos en muchas partes de la geografía mundial, y en Oriente Medio en particular. Las macabras fotografías de torturas y crucifixiones de cristianos o el vídeo de la ejecución de 21 coptos, todo ello aireado por los propios terroristas para sembrar el pánico, han supuesto un toque de atención a las conciencias de muchos de líderes políticos del planeta. Lo mismo las imágenes de las casas de los cristianos marcadas con la letra árabe nun -inicial de la palabra “nasrani” (“nazarenos”), que es como en algunos lugares de Oriente Medio designan a los cristianos-, que nos recuerda lo que hacían los nazis para señalar, aterrorizar y estigmatizar a los judíos, ha hecho caer en la cuenta al mundo entero de un fenómeno de persecución, que se manifiesta de diversas formas, y que ha sido denunciado por muchas personas e instituciones.

Palabras clave: árabes cristianos, oriente medio, primavera árabe, iraq, siria, egipto