La renovación del liderazgo político en Andalucía y su incidencia en el voto (2008-2015)


GT 4.5 Alteraciones electorales o cambio en el sistema de partidos: nuevas pautas y orientaciones del comportamiento electoral de los españoles tras los últimos procesos electorales

Autor/a
Fátima Recuero López (Universidad Pablo de Olavide)
Coautor/es
Carmen Ortega Villodres (Universidad de Granada)
Programa:
Sesión 2
Día: miércoles,15 de julio de 2015
Hora: 11:45 a 14:15
Lugar: Aula 10

El liderazgo político andaluz ha estado marcado históricamente por el inmovilismo. En lo que respecta a los dos principales partidos políticos de esta comunidad, Manuel Chaves ha sido el líder de los socialistas andaluces desde 1990 hasta 2009, ocupando el cargo de Presidente de la Junta de Andalucía durante 19 años. En el Partido Popular, por su parte, destaca la figura de Javier Arenas, candidato al gobierno autonómico en las convocatorias electorales de 1994, 1996, 2008 y 2012.

Sin embargo, en los últimos años el liderazgo político en Andalucía ha experimentado una renovación obligada, sucediéndose varios cambios en las élites políticas de los dos principales partidos. En 2009 Manuel Chaves dimite a la Presidencia andaluza para formar parte del Gobierno central de Zapatero como Vicepresidente Tercero y Ministro de Política Territorial. Le sucede en el cargo José Antonio Griñán que se convierte en el Presidente de esta comunidad sin haber concurrido a unas elecciones. Tras perder las elecciones autonómicas de 2012, consigue mantenerse en el gobierno mediante un pacto de coalición con Izquierda Unida. Sin embargo, el caso de corrupción de los ERE le obliga a dimitir en el año 2013. En esta ocasión es Susana Díaz la sucesora al frente de la Junta de Andalucía, volviendo una vez más a investirse a un presidente sin haber concurrido a unas elecciones autonómicas. En lo que se refiere al PP andaluz, los resultados de las elecciones de 2012, en las que este partido fracasó al no conseguir la anunciada mayoría absoluta y no poder así gobernar, obligaron a Javier Arenas a dejar la Presidencia de los populares. Como consecuencia de ello, en 2014 Juan Manuel Moreno se convierte en el líder del PP andaluz.

En esta sucesión de líderes destaca la estrategia del PSOE de no presentar a un candidato desconocido a las elecciones. Tanto Griñán como Díaz asumieron la Presidencia de la Junta tras la dimisión de su antecesor, sin que se celebrasen elecciones para ello. En la siguiente convocatoria electoral en la que concurrieron como candidatos, se presentaban pues con un bagaje de gestión que podría haber incidido en la valoración que los ciudadanos hacían de los mismos y, como efecto indirecto, en el voto.

El objetivo de esta ponencia es analizar los efectos que la renovación del liderazgo político en Andalucía ha tenido en las actitudes y el comportamiento de los ciudadanos. En primer lugar se observará si la gestión desempeñada en la Junta por los nuevos líderes socialistas, Griñán y Díaz, asumida antes de concurrir a unas elecciones, incidió en la valoración que los andaluces hacían de ellos. En segundo lugar se analizará la influencia que han tenido los cambios de líderes en los dos principales partidos en el voto. Se analizarán las elecciones autonómicas de 2008, 2012 y 2015 para comparar la incidencia de los viejos y nuevos liderazgos en el voto de los andaluces. 

Palabras clave: líderes políticos, elecciones autonómicas, Andalucía, voto