Área IV. Comportamiento político y comunicación política

Coordina/n: Irene Martín Cortés (Universidad Autónoma de Madrid)

GT 4.3 Reflexiones en torno a la idea de una ciudadanía permanente

Coordina/n
Roberto Losada Maestre (Universidad Carlos III de Madrid)
Comentarista/s:
Rubén Sánchez Medero (Universidad Carlos III de Madrid)
Javier Lorenzo Rodríguez (Universidad Carlos III de Madrid)
El concepto de campaña permanente puede considerarse consolidado dentro de los estudios de comunicación política. La idea de que el ejercicio de gobierno puede transformarse en instrumento de campaña con el que conseguir (y mantener) el apoyo de los ciudadanos es común tanto en el plano teórico como en el práctico. Se asume que quien no procura mantener el apoyo constantemente acabará por perder el poder. Lógicamente, el ejercicio de la actividad gubernativa se modifica al tener presente ese propósito. Si, por tanto, desde el punto de vista de quien ejerce el gobierno se trata de satisfacer las expectativas de los ciudadanos, resulta imprescindible reflexionar sobre a qué tipo de ciudadanos se dirige esa campaña permanente. Aunque se parte de concebir al ciudadano como independiente o con una cada vez menor afiliación política o compromiso con ideas determinadas, como justificación de la campaña permanente, esta visión del mismo no deja de ser hasta cierto punto superficial. Cabe reflexionar, y es el propósito con que se concibe este grupo de trabajo, sobre si a la campaña permanente le corresponde lo que podría llamarse “ciudadano permanente” y cuáles son sus características propias. Existen planteamientos teóricos, como el neorrepublicanismo, en los que la idea de un ciudadano permanente o vigilante es el ideal de ciudadanía que permite mantener las instituciones políticas alejadas de la corrupción que provoca la persecución de intereses particulares por parte de quienes ejercen el poder. ¿Se correspondería ese ciudadano permanente a la idea de milicia republicana? Desde el punto de vista de la comunicación política, la identificación del modelo de ciudadano al que se dirige la campaña permanente resulta imprescindible para entender en qué medida esa campaña surte efecto o permite alcanzar los objetivos de apoyo y mantenimiento del poder que persigue. En la búsqueda, por tanto, de un concepto de ciudadano permanente tienen cabida estudios tanto teóricos como empíricos que ayuden a comprender el fenómeno pero que también pueden tener una aplicación práctica para quienes desarrollan las estrategias de campaña. De este modo se abre un campo de reflexión con el que se pretende complementar, desde el punto de vista del receptor, el estudio de la comunicación política y las campañas electorales.
Programa:
Sesión 1
Día: martes,14 de julio de 2015
Hora: 09:00 a 11:00
Lugar: Aula 10