Agonismo e identificación política: ideas de la comunidad en la democracia radical plural de Chantal Mouffe.


GT 1.6 Teoría Política y pensamiento para la acción: éxitos y fracasos de una relación tormentosa

Autor/a
Es necesario realizar la inscripción.
Programa:
Sesión 1
Día: miércoles,20 de septiembre de 2017
Hora: 10:30 a 12:30
Lugar: Aula 1.2.

La convulsión política y social del mundo actual nos aboca incesante y necesariamente a la reflexión sobre las teorías y los hechos que en torno a ella se presentan.

En el discurso de Chantal Mouffe, concretamente en El retorno de lo político, pensamiento y acción política se aúnan teóricamente, en vistas a elaborar una teoría de la democracia radical plural. Proponemos en la presente ponencia, pues, un análisis de la misma, atendiendo específicamente a las nociones de agonismo y conflicto democrático, pluralismo, ciudadanía y comunidad, identificación política y acción política engranada en la cadena equivalencial, todo ello trasladado posteriormente a una reflexión acerca de las pulsiones de la esfera política actual.

En primer lugar, nos detendremos en la defensa del conflicto democrático, esto es, la tensión de lo político y la diferencia, que debe respetarse y recogerse en la política o, mejor dicho, que deben recogerse políticamente, con el fin de asegurar una democracia verdaderamente plural.

A partir del concepto schmittiano de amigo/enemigo, Chantal Mouffe propone, en primer lugar, y en el marco de su teoría democrática, la superación de esta designación del otro: el contrincante no debe contemplarse ya como un enemigo al que eliminar, sino como un exterior constitutivo, un agente al que respetar y con el que lidiar democráticamente.

En segundo lugar, continúa reconociendo y defendiendo la existencia de un enemigo; sin embargo, lo nombrará adversario, en cuanto que su existencia y sus ideas, siempre y cuando sean democráticas, son tan legítimas como las de uno mismo. Este punto de aceptación y reconocimiento enmarca el paso del enemigo schmittiano al adversario que propone nuestra autora.

En tercer lugar, atenderemos a la crítica de la concepción liberal del antagonismo como mera diferenciación y separación entre agentes con carácter deliberativo y concluso: el agonismo, sin embargo, responde a una dinámica, a una relación tensional entre adversarios, contingente, de relaciones y diferencias que deben resolverse siempre temporalmente, con el fin de asegurar una verdadera amalgama de opciones democráticas.

La política democrática radical, por tanto, se consagra a comprender y gestionar las relaciones subversivas que atraviesan lo político.

Una vez comprendida la necesidad del conflicto y el modo en que Chantal Mouffe lo concibe como fundamento de la democracia plural, podremos penetrar en su idea de ciudadanía, comunidad e identificación política.

La idea de comunidad política democrática moderna que defiende Chantal Mouffe se sostiene sobre diversos ejes centrales que se desarrollan a partir de un análisis del liberalismo de John Rawls y las nociones principales del pensamiento político comunitarista.

Por un lado, Mouffe reconoce la importancia de defender, tal y como lo hace Rawls, el pluralismo social, para lo que resulta imprescindible mantener los principios de justicia como punto de partida que asegure la independencia de los valores morales individuales y específicos de cada agente social.

El bien común, defendido por los comunitaristas, por otro lado, se presenta como un "imaginario social" que pretendería resolver la democracia, mientras que nuestra autora concibe la democracia radical, como comentábamos, desde la indeterminación.

Recuperando las ideas de Charles Taylor, veremos cómo la autora saca a colación la noción de participación ciudadana en una comunidad: Taylor defiende, según Mouffe, que la noción del bien común solo se alcanza en un proceso donde los individuos elaboran una definición conjunta del mismo, sobre el que luego se aplicará el sentido del derecho, y este proceso resulta particularmente interesante para la democracia plural.

La idea de comunidad política, pues, descansa en la superación del bien común sustancial con el fin de respetar las libertades y la moral individuales, pese a que reconoce la necesidad de participación política en una comunidad. Sin embargo, esta superación no consiste en la eliminación del concepto, sino en una reformulación en los términos actuales, pues reconoce que la ausencia del bien común en la democracia liberal ha restado bruscamente de la política todo componente ético, dotándola de un carácter racional e instrumental, donde la idea de comunidad, participación y reconocimiento en el otro, esto es, de identificación y confianza política y comunitaria se han desvanecido.

Así, por un lado, estudiaremos cómo, con semejante análisis como fundamentos y a partir de la noción de comunidad y asociación política, explica Mouffe la escisión entre ética y política y el modo en que defiende la necesidad de recuperar el vínculo entre ambos.

Seguidamente, recuperaremos el análisis de la politóloga belga acerca del concepto de asociación política a partir del discurso de Michael Oakeshott, donde encontramos una descripción de las perspectivas de universitas y societas, análisis que pretende reflexionar acerca de la fórmula más adecuada de asociación política para la idea de comunidad de la democracia radical plural.

En definitiva, el análisis que presentamos propone un acercamiento detallado hacia la democracia radical plural, atendiendo principalmente al agonismo como dinamismo fundamental, a la idea de comunidad basada en la identificación política y a la escisión entre ética y política que, en la democracia radical plural de Chantal Moufe, pretende recuperarse.

Palabras clave: democracia radical plural, agonismo, identificación política, comunidad