Fantasmas y experiencias contemporáneas del populismo latinoamericano


GT 1.1 Reconfiguraciones de lo político: el debate entre populismo, republicanismo y liberalismo

Autor/a
Es necesario realizar la inscripción.
Programa:
Sesión 3
Día: viernes,22 de septiembre de 2017
Hora: 13:00 a 15:00
Lugar: Aula 1.2.

El populismo es y ha sido un elemento definitorio de la política latinoamericana contemporánea. Esto se debe a que como fenómeno va más allá del llamado giro a la izquierda que vivió el continente en los últimos lustros. La persistencia del populismo se explica más por la serie de clivajes políticos que construye en el interior de la democracia, y menos por la constatación de que es un elemento transversal “anómalo” de tipo anti-democrático. En América Latina, el populismo es una fuente de movilización y socialización que coloca en su centro político al pueblo como sujeto excluido, y en su campo discursivo al pueblo como abstracción política. En este sentido, el populismo latinoamericano es una expresión de los límites de la representación del juego diferencial entre la política y lo político, por lo que al constituirse a través de estos dos tiempos, de estas dos maneras de volver un referente “tangible” al pueblo, termina por ser una caja de resonancia (un “altavoz”) en ciertos periodos de cambio marcados por un discreto (por no decir mediocre) rendimiento de las instituciones de gobierno, sobre todo con relación a la posibilidad de realización del conjunto de promesas políticas, tales como la cobertura institucional de la asimetría espacial y social entre las grupalidades (las formas de exclusión en sus variadas dimensiones); o la legitimación de estructuras “para-políticas” de mediación como lo es el clientelismo y en general los fenómenos de agregación política (incluidos los grupos criminales y sus maneras de fragmentación territorial de la política de la violencia).

Nuestra premisa es que en América Latina el populismo es un acontecimiento que ha operado como suplencia de la imposibilidad de representación total de la democracia, pues como se sabe, la democracia contemporánea no logra sustraer sus estrategias de producción de legitimidad de la ausencia de los límites de la acción de la política, sino que son los límites (bordados por el derecho y la ley) lo que hacen de la democracia sea un juego político necesario para la edificación de los canales de realización de la promesa de la política. Esa promesa se volverá parcialmente real desde el momento en que “aparecen” los dispositivos que enmarcan el sueño de un gobierno que cumplirá, “de algún modo”, la imposibilidad. Y es aquí, donde comienza la discusión sobre el populismo, ya que tiene más relación con la edificación de ciertos canales de realización de la promesa de la política y menos con el estilo demagógico de su reproducción política.

Palabras clave: XXX